30 AÑOS DE LA HUELGA GENERAL 14 D

La huelga general del 14 de diciembre de 1988 fue el resultado de unas políticas socioeconómicas erróneas que estaba llevando a cabo el gobierno socialista de Felipe González, cuyo detonante final fue una Reforma laboral que entre otras cosas abarataba el despido y un Plan de Empleo Juvenil basado en contratos precarios, fue también el resultado de una ruptura, que se venía fraguando años atrás, entre el PSOE y la UGT, con numerosos desencuentros que se hicieron muy evidentes con el abandono de los escaños en el PSOE por parte del Secretario General y de Organización de UGT un año antes del 14D.

Ni entonces ni hoy duda nadie del éxito de esa huelga general. El gobierno, los grupos políticos, los sindicatos, la prensa, fueron y son unánimes al decir que fue la mayor huelga celebrada en España, con un seguimiento del 90% de los trabajadores, con más de un millón de manifestantes por todo el país, se paralizó la emisión de Televisión, que entonces solo era pública, no hubo transporte público ni estudiantes en las escuelas, y lo más importante es que se cumplieron los principales objetivos, como fueron  la retirada del plan de empleo juvenil, la creación de de las pensiones no contributivas, los derechos de los empleados públicos a la negociación colectiva, una subida de las pensiones para que fueran iguales que el Salario Mínimo Interprofesional, y subidas salariales adicionales del 2%.

Pero esa huelga supuso mucho más, para mí lo más importante es que la UGT puso por encima de cualquier interés los derechos de los trabajadores, fue un ejemplo de cómo se prepara y se organiza una huelga, quedo claramente comprobado la necesidad de la unidad de acción sindical con el otro sindicato mayoritario, se consiguió demostrar la fortaleza de la UGT después de una dictadura muy dura donde fuimos exiliados, encarcelados cuando no asesinados, también se lanzó un mensaje muy claro al gobierno de entonces y a los futuros gobiernos que viniesen, fuesen del color político que fuesen, que no vamos a consentir que la riqueza de este país no se reparta también entre los trabajadores, que queremos gobiernos que pongan en marcha políticas sociales que tengan como prioridad a las personas, sobre todo las más necesitadas. Como entonces decía Nicolás Redondo “El pastel crecía y crecía pero no llegaba nunca la hora del reparto”. Si algo hemos aprendido 30 años después del 14D, es que al igual que entonces nadie regala nada, que los poderosos ni entonces ni ahora quieren repartir la riqueza, que no basta con permanecer pasivos sabiendo que tienes unos sindicatos que van a defender tus derechos, que hay que afiliarse, movilizarse y pelear, que solo tiene sentido este mundo si es un mundo para las personas, donde todos podamos vivir dignamente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑